Colegios y Escuelas de Bolivia

29.1.15

La Paz La mochila escolar se entregará con retraso



Los cerca de 150.000 estudiantes de unidades educativas fiscales y de convenio del municipio de La Paz recibirán la mochila escolar con retraso debido a que padres reclamaron por la calidad del material educativo.

“Se solicitó a las empresas que refuercen los tirantes de las mochilas y el interior de las mismas”, declaró Jimena Borges, secretaria municipal de Derechos Humanos, a la Red Uno.

Franklin Gutiérrez, presidente de la junta nacional de padres de familia, denunció que el material de las mochilas es de baja calidad y que costó “solo Bs 26”, además indicó que los libros no fueron consultados ni consensuados con el Ministerio de Educación.

La Paz tendrá bus escolar edil en julio



La Alcaldía de La Paz implementará hasta fines de julio el bus escolar municipal para trasladar a niños y adolescentes de colegios fiscales y de convenio de cuatro sectores, como plan piloto. Para la sostenibilidad del servicio habrá un pasaje mínimo.

“El alcalde Omar Rocha instruyó la implementación del bus escolar municipal, ya tenemos el proyecto y primero se beneficiará a los niños de Hampaturi, Zongo y de los macrodistritos 6 y 7”, anunció ayer a La Razón Julio Salas, secretario de Movilidad, Transporte y Vialidad.

Según el mapa del municipio, el macrodistrito 6 está conformado por todas las zonas del área central de la ciudad y el 7, por Mallasa. Hampaturi y Zongo pertenecen al área rural de La Paz.

Salas informó que hasta fines de julio el proyecto estará ejecutado en su fase piloto, el cual contempla dar el servicio a los colegios fiscales y de convenio de los cuatro sectores mencionados. Agregó que el resto de los macrodistritos contará con el servicio hasta 2016. El plan es en el marco de la Ley de Servicio Público de Transporte Urbano Escolar, aprobada en 2014.

“Para implementar el plan piloto, el estudio determinó que debemos contar con 50 buses. Solo para la adquisición de estos vehículos necesitamos un promedio de cinco millones de dólares, sin tomar en cuenta el costo por el mantenimiento, personal nuevo, talleres y otros aspectos”.

Salas adelantó que para la sostenibilidad del bus escolar municipal se cobrará un pasaje mínimo; el uso será de exclusividad para estudiantes y no se permitirá el abordaje de padres o maestros.

“Estamos terminando la reglamentación de la Ley del Transporte Escolar, en la misma se establecerá el costo que será menor a todas las tarifas, solo es para que el proyecto tenga sostenibilidad”, añadió. Al respecto, el exdirector jurídico de la comuna Fernando Velásquez observó lo relacionado con la reglamentación. “Este documento tiene que especificar el tipo de vehículo que se requiere, y todo esto debe ser consensuado con todos los sectores”.

Salas dijo que paralelamente a la elaboración del reglamento, se socializará el proyecto. “La idea es que salga quien salga como Alcalde, el proyecto ya esté encaminado y que todos los niños tengan acceso al bus”.

El acoso escolar, un acto común en nuestra sociedad

Algunos alumnos sufren de persecuciones recurrentes en la escuela, las cuales pueden tener consecuencias sobre su integridad física y psicológica. Este fenómeno frecuente debe ser detenido para proteger a nuestros hijos.
6 tipos de BULLYING

FÍSICO

Es la forma más evidente de violencia escolar. Ocurre cuando los alumnos recurren a las acciones físicas para ganar poder y control sobre sus compañeros. Esto incluye patear, pegar, dar puñetazos, cachetear y empujar. Generalmente, los alumnos agresores son más altos, fuertes y agresivos que sus camaradas. Esta forma de bullying es la más identificable, ya que deja rasgos visibles sobre la víctima.

VERBAL

En este caso, los alumnos agresores utilizan insultos para incrementar su poder y control sobre algunos estudiantes. Generalmente, es un acto incansable en el cual se emplean palabras que sirven para humillar y herir a la otra persona. Las víctimas son elegidas en función a su aspecto físico o por sus comportamientos. Asimismo, este tipo de bullying puede afectar a los menores con capacidades especiales. La violencia escolar verbal es difícilmente identificable porque los ataques surgen cuando ningún adulto está presente. Además, los profesores y padres suelen desacreditar estos actos, ya que piensan que son comunes durante la niñez, pero pueden dejar rasgos emocionales profundos.

RELACIONAL

La agresión relacional es una forma insidiosa de bullying que pasa generalmente desapercibida por los padres y profesores. Es una manipulación en la cual los alumnos sabotean la situación social de sus compañeros, excluyéndolos de algunos grupos de estudiantes, expandiendo rumores y rompiendo secretos. Este tipo de violencia escolar es más utilizado por las chicas.

CIBERBULLYNG

Consiste en el uso de internet, teléfonos celulares y otros medios tecnológicos para acosar, amenazar o avergonzar a otra persona. Esto incluye publicar imágenes humillantes, hacer amenazas en línea y mandar mensajes hirientes. El ciberbullying es cada vez más común en los estudiantes debido a la expansión de las tecnologías y su fácil acceso. Además, es una manera alternativa para revelar cosas que el agresor no se atreve a decir de frente. Por lo tanto, es una forma de violencia escolar hipócrita y generalmente muy cruel. Asimismo, suele no tener límites y sus consecuencias sobre el agredido son importantes.

SEXUAL

Corresponde a las acciones sexuales recurrentes y humillantes efectuadas sobre una persona para herirla, lo que incluye insultos, comentarios vulgares, contactos no deseados, propuestas sexuales y uso de materiales pornográficos. En los casos extremos, el bullying sexual puede llegar al abuso de la víctima. Generalmente, las chicas son las más afectadas, mientras que los agresores pertenecen a ambos sexos. Por otro lado, este tipo de violencia escolar incluye también la revelación a toda la escuela de fotos o videos íntimos de las víctimas.

PREJUICIOSO

Se basa sobre los prejuicios que tienen los niños y adolescentes acerca de personas de razas, religiones y orientaciones sexuales diferentes. En este caso, los agresores pueden utilizar el ciberbullying y los ataques físicos, verbales, relacionales o sexuales para herir a sus víctimas. Toma en cuenta que esta forma de violencia escolar es severa y puede conllevar al desarrollo de actos criminales a futuro.

Detalles sobre los perfiles e impactos

Agresor

No existe un perfil típico de los agresores, pero generalmente son personas que necesitan dominar y destacarse de sus compañeros. Suelen tener características físicas más imponentes y obtienen bajos resultados escolares. También pueden ser impulsivos, hiperactivos con alta autoconfianza, pero suelen sufrir de trastornos de ansiedad. En la mayoría de los casos, tienen poca empatía hacia sus compañeros. Pueden provenir de familias inestables, violentas y autoritarias, lo cual favorece el desarrollo de agresividad.

Víctima

Se elige a las víctimas en función a una discapacidad, diferencia o apariencia física. En general, acumulan un conjunto de caracteres particulares que les diferencia de los demás. Son menos integrados socialmente y por lo tanto, tienen pocos amigos que les pueden ayudar a defenderse. Asimismo, los buenos alumnos suelen ser más afectados por el bullying.

Consecuencias

psicológicas

El acoso escolar suele provocar problemas en las relaciones sociales, ansiedad, depresión, fobias, somatizaciones (transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria), dolores diversos, entre otros. También se puede observar la aparición de dificultades en el rendimiento escolar y ausentismo. A largo plazo, es posible que el bullying afecte el desarrollo psicológico y social del niño o adolescente. En los casos más graves, puede conllevar al deseo de quitarse la vida.



Enfoque psicoanalítico de la violencia en los centros educativos

//

Gabriela Villarroel

Psicoanalista

Posgrado en Psicoanálisis en el Instituto Clínico

de Buenos Aires (ICdeBA)

Investigación y Docencia en Autismo y Psicosis

Infantil en Buenos Aires - Argentina



La violencia escolar es actualmente un tema de mucha significación y trascendencia a nivel social, al presentarse cada vez con mayor frecuencia.

Es necesario diferenciar las actitudes de crítica o enojo que suceden en el colegio y que se confunden con acoso escolar, ya que no son lo mismo. Dentro del último, se evidencia el cálculo anticipado de dañar al otro, la repetición sistemática del perjuicio, la permanencia del objeto al que se dirige la agresión y su impotencia.

Asimismo, se debe distinguir la agresividad de la violencia. La primera es una tensión hostil que responde a una posición subjetiva particular y tiene la posibilidad de un tratamiento, al transformarse en palabras, evitando pasar a un acto violento. Por el contrario, en la segunda hay una descarga directa de la presión hacia el exterior. Se observa un acto y el habla no tiene ninguna incidencia o efecto. De esta manera, no se puede llegar a ningún acuerdo o resolución. Esto nos permite pensar la relación entre violencia y autoridad. Esta última se define por el prestigio que se reconoce a una persona o institución por su calidad y competencia en alguna materia, es decir que su palabra como su saber tienen un valor que le permite ocupar un lugar en el cual se pueda mediar conflictos sin recurrir a la fuerza sobre los otros. Por ende, ejercer presión no es autoridad.

Estamos en una época donde se evidencia la caída de la autoridad, la cual cumplía una función simbólica (mediante la palabra) que regulaba. Esto se puede pensar también en las familias como en las escuelas, donde ya no se reconoce una figura que transmite saberes, ideales e identificaciones estables o duraderas. Es por ello que los niños y adolescentes están desorientados. Por lo tanto, se promueve la agresividad, ya que no se respeta la presencia del que es diferente y se responde a esto directamente con la eliminación de ese otro distinto que es lo que sucede en la violencia. Entonces lo que está en el centro de la violencia escolar es la imposibilidad de tratar con la diferencia y tanto los pequeños como los jóvenes no cuentan con el recurso del habla para tramitar la disimilitud, lo que evidencia la ruptura o fragilidad del vínculo social.

Es fundamental tomar en cuenta la responsabilidad del sujeto por sus actos y la particularidad de cada manifestación agresiva. Como también que las escuelas, las familias, los maestros y los padres hagan una pausa, ya que vivimos en un mundo de aceleración con afán de éxito y consumo. Esto significa introducir la posibilidad de la palabra.


Se presentaron 38 denuncias de discriminación en colegios

El director general de Lucha Contra el Racismo, Leoncio Gutiérrez, informó que hasta el 15 de diciembre de 2014 se presentaron 188 denuncias por racismo y discriminación, de las cuales 38 se suscitaron en el ámbito educativo, equivalentes al 17 por ciento del total.
Las denuncias por discriminación en colegios se presentan con mayor frecuencia en los departamentos de La Paz, Cochabamba, Oruro y Tarija, y sobre todo en el área urbana, “aunque esto no significa que en el área rural no se hayan presentado casos”, indicó Gutiérrez.
De acuerdo con los datos de la Dirección General de Lucha Contra el Racismo, las denuncias por discriminación se dieron en instituciones del Órgano Ejecutivo y Legislativo, y en segundo lugar en el ámbito educativo.
La autoridad señaló que en general estas denuncias tienen que ver con hechos de discriminación ligados con el acoso escolar, también denominado bullying, siendo la segunda causal de denuncia en las estadísticas del Consejo Nacional Contra el Racismo, creado en el marco de la Ley 045 de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación.
Gutiérrez señaló que durante 2015 incidirán en la campaña de la Ley 045 en las unidades educativas para evitar que el bullying y otras formas de discriminación cundan entre los estudiantes de primaria y secundaria.
“Queremos que los niños y jóvenes comprendan la importancia del respeto a quien es diferente, queremos influir en las futuras generaciones porque en ellos está la posibilidad de eliminar el racismo y la discriminación”, señaló.
Las Acciones
El Director de Lucha Contra el Racismo señaló que el bullying, al ser una forma de discriminación sutil y encubierta en los colegios, preocupa a esta entidad estatal, por lo que desde 2014 comenzó la aplicación de políticas para evitar esta forma de discriminación.
Gutiérrez recordó que en julio del año pasado se llevó adelante un evento nacional, exclusivamente para hablar sobre el bullying en las unidades educativas, y a la vez analizar las acciones que se pueden desplegar desde los municipios y las gobernaciones para luchar contra este flagelo.
Autoridades educativas, ediles, departamentales, profesores y padres de familia participaron en la cita y emitieron una serie de recomendaciones.
Destacó que las ciudades de La Paz y Tarija cuentan con normativas específicas, y Cochabamba y Santa Cruz están en plena elaboración de leyes contra el bullying.
A la vez, el municipio de La Paz instaló cámaras de seguridad en 22 unidades educativas para identificar a los alumnos que acosan a sus compañeros, y actuar para evitarlo.
Gutiérrez afirmó que en 2015 se volverá a convocar a otro encuentro nacional para evaluar lo avanzado en lucha contra el bullying, y también para planificar la socialización de la Ley 045.

10 mil establecimientos tienen reglamento

El titular de la Dirección General de Lucha Contra el Racismo, Leoncio Gutiérrez, destacó que desde 2010 hasta 2014 un total de 10 mil unidades educativas, de las 17 mil que existen en todo el país, modificaron o redactaron sus reglamentos internos, incluyendo medidas y sanciones para luchar contra el racismo y la discriminación en el ámbito educativo.
Afirmó que con este avance las autoridades pueden registrar las denuncias, hacer el respectivo seguimiento para que las autoridades educativas procedan con la investigación y emisión de la sanción, en caso de que corresponda.
Gutiérrez lamentó que en los establecimientos educativos se generen escenarios de discriminación, racismo, bullying y patriarcado. Por ello llamó la atención a los padres de familia, pues considera que estas actitudes desplegadas por sus hijos en escuelas y colegios se deben a conductas que ellos observaron en su casa y asumen como correctas.
“En la familia siempre hacemos una clasificación de roles y desde ahí parte la educación discriminadora, que se transmite en el barrio, en la escuela y en la sociedad. Esto es lo que debemos atacar, por lo que este año trabajaremos con los colegios y también con los profesores”, señaló.
Gutiérrez afirmó que en muchos colegios son los docentes los que incitan a la discriminación, pues catalogan y clasifican a los alumnos, incentivando estas actitudes.

Hurtado: Hay que separar juego y acoso

La psicóloga Margaret Hurtado afirmó que es importante que padres de familia y profesores sepan identificar y separar el juego natural que se da entre niños, y los abusos catalogados como bullying.
El acoso escolar o bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado, tanto en el aula como también a través de las redes sociales.
Afirmó que cuando padres o profesores identifican que el juego natural de los niños, que generalmente es cuerpo a cuerpo, pasa a ser bullying, es necesario que los adultos intervengan y lleven al psicólogo al agresor, al agredido, y también a los niños que presenciaron el abuso para que aprendan a denunciar.
Señaló que la Carrera de Psicología tiene el centro de ayuda Fortaleza, que brinda apoyo psicológico gratuito a estudiantes que sufren de bullying. Éste se ubica en la calle Belisario Salinas, entre Sánchez Lima y Presbítero Medina.

Inversión en uniforme y útiles de primaria ronda los Bs 1.000



El próximo lunes 2 de febrero, los mandiles blancos y el regocijo de los niños y jóvenes estudiantes alegrarán las calles y plazas de la ciudad.

Sin embargo, para los padres de familia este panorama no resulta muy grato, y es que requerirán más de mil bolivianos por cada estudiante que curse el nivel primario de un colegio fiscal para adquirir el uniforme y los útiles escolares que le servirán para el desarrollo de las actividades educativas.
El País eN efectuó un recorrido y cotización por diferentes librerías y centros comerciales para conocer una cifra aproximada que requieran los padres para este cometido. Una suma promedio establecida para poder adquirir el material escolar se aproxima a los 400 bolivianos, 300 bolivianos para ropa deportiva, mientras que para el pantalón y calzados escolares la suma alcanza los 250 bolivianos y similar monto para una mochila y mandil blanco.

Material escolar
La gerente general de uno de los principales distribuidores de material escolar en la ciudad (Cencotar), Mónica Helga Silbermann, informó que un alumno que cursa los primeros años de primaria, demandará para material escolar entre 400 a 450 bolivianos.
“Para un estudiante del nivel pre inicial o kínder se requiere entre 150 a 250 bolivianos. Hay también otros kínderes más exigentes en cuestión de materiales y con marcas específicas que tendrá el costo entre 300 a 350”, señaló.
Aclaró que no hay un incremento de precios con relación al pasado año, toda vez que hay cuadernos desde 9 a 45 bolivianos, lápices y borradores de 0,50 a 2,50 bolivianos. Así como también lápices de colores con un precio mínimo de 8 bolivianos.
Entre tanto, en puestos callejeros que se instalan en inmediaciones del Tribunal Departamental de Justicia, una de las vendedoras que sólo se identificó como María, hizo conocer que los cuadernos de 100 hojas se los vende a 6 bolivianos la unidad, y con la misma cantidad pero anillado a 20 bolivianos.
La caja de colores de 12 piezas a 15; mientras que el paquete de 500 unidades de hojas de carpeta se los vende a entre 28 y 34 bolivianos, dependiendo de la marca.

Uniformes
La mayoría de las unidades educativas de Tarija mantienen vigente el uso del mandil blanco como uniforme diario de los niños y niñas, además de las señoritas estudiantes de secundaria.
En general, cada unidad educativa decide usar el guardapolvo blanco por cuestiones pedagógicas, explica Ana Guillén, maestra de colegio. Los precios de los mandiles confeccionados varían por los tipos de tela, los hay desde 40 a 150 bolivianos.
Viviana Lima, comerciante de guardapolvos en el Mercado Campesino, indica que los padres de familia pueden encontrar esta indumentaria a precios módicos. Las prendas están confeccionadas con varios tipos de telas. La más utilizada es la popelina y varían según el país de procedencia.
Además, en el mercado La Loma, hay varios vendedores que ofrecen guardapolvos escolares, que explicaron hay con popelina americana, cuyos precios fluctúan entre 40 a 55 bolivianos.
Las medias a 8 bolivianos y un pantalón de tela a 100 bolivianos. Los zapatos escolares de 150 a 200 bolivianos y una mochila entre 40 a 180 bolivianos.
En una tienda deportiva, ubicada en calle Méndez y Virginio Lema, un deportivo para estudiante de colegio cuesta 140 bolivianos. Mientras que en otra empresa, la ropa deportiva para estudiantes del colegio fiscal se vende a 155 bolivianos, ropa de vestir a 120 y el pantalón corto a 80 bolivianos.

Uso de uniforme no es obligatorio en los colegios

El uso de uniforme en las unidades educativas fiscales, privadas y de convenio no es obligatorio, según la Resolución Ministerial 01/2015, salvo que haya un acuerdo entre la dirección y los padres de familia.
En caso de que se acuerde la obligatoriedad de los uniformes, lo que no se podrá hacer es obligarlos a adquirir de un lugar específico, pudiendo obtenerlo del centro comercial o lugar que le permita su economía. Además, está prohibida la exigencia de compra de materiales escolares de un lugar fijado o exclusivo.